Los productos Kärcher llevan este nombre gracias a su inventor Alfred Kärcher. Fue quien en Baden-Wüttemberg, en el año fundó su compañía  1935. Se especializó en el diseño de elementos de calefacción industrial sumergibles y después de un gran número de experimentos produjeron un horno de calcinación para aleaciones.

¿Pero por qué a una hidrolavadora se le conoce como una Kärcher?


Actualmente la compañía sigue en manos de la familia y tiene su sede en Winnenden Alemania. Está representada en 160 países y tiene 38 filiales en todo el mundo. Venden equipamiento comercial para limpieza y equipos para el consumidor privado.

La empresa Kärcher  ha tenido y sigue teniendo un crecimiento sin precedentes. En 2015 se registró uno de los mayores crecimientos logrando millonarias facturaciones. También dio empleo  a más de 12000 personas repartidos en 60  países en  todo el mundo.
En el 2015 uno de los temas centrales de Kärcher fue la digitalización. Así que entre las novedades que se desarrollaron para la producción en serie, se encuentran los productos de servicios digitales.

Otra innovación en este ramo es la programación de un riego automático.   Este se puede manejar desde una aplicación desde un teléfono inteligente.  ¿Es sorprendente verdad?

La historia de las hidrolavadoras


La historia de las hidrolavadoras se remonta a 1950 año en el que Alfred Kärcher desarrollo la pirmera limpiadora europea de alta presión con agua caliente. El sistema de calentamiento del agua fue tan innovador que todavía continua siendo la base de todos los quemadores. Su familia siguió con el manejo de la empresa y así sigue hasta la actualidad.

En 1975 fundan su primera filial en Francia, y así comienza la internacionalización. 10 años más tarde la empresa puso 16 compañías distribuidoras y en 2012 ya se encontraba presente en 57 países con sus propias filiales. Para ese entonces en el extranjero, ya tenía el 85% de su facturación.




En cualquier parte del mundo puedes encontrar una Kärcher ya que existen 40,000 puntos de venta.

 

En 1980 la empresa amplia su gama de productos como respuesta a las necesidades básicas de limpieza y de ese entonces hasta nuestros días.

Ahora con este poco de historia te podrás dar cuenta el por qué nadie dice: “Me voy a comprar una lavadora de presión de agua caliente”. Dicen  ¡me voy a comprar una Kärcher!  No es de extrañarse pues fue la más exitosa desde su creación.

Puedes hacer el experimento: 

 

Cada vez que veas una hidrolavadora  pregunta: ¿con qué estás lavando o limpiando?Seguro la respuesta será ¡Una Kärcher!…  y es que a nivel mundial se conocen así.

 

Es por eso que se ha vuelto tan popular. No puede haber competencia cuando  los pioneros y los mejores sin duda son las hidrolavadoras de la marca Kärcher. No es en vano,  seguramente para llamar de esta manera a las hidrolavadoras muy pronto hasta en los diccionarios se integrará Kärcher como sustantivo. ¿Tú qué piensas?

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + = 16